Personas con discapacidad, pueden…

30 octubre, 2019 Fotos, Historias de Vida

Con seguridad, este texto no hubiera sido escrito si previamente no hubiera existido un contexto que lo motivó. Súbitamente un hecho en la vida de una persona o de alguien tan cercano que conmueve nuestros afectos y sentimientos más íntimos, puede hacerle abrir los ojos a una realidad que si bien estaba delante suyo, la observaba como un “outsider”, al margen de su entorno existencial, y de repente pasa a descubrir un mundo nuevo cuando lo vive en carne propia. Representa un abrupto cambio de vida para ella y su familia. Voy a referirme a la situación de la persona con discapacidad en general, pero además -como nunca antes- voy a escribir sobre mi persona, mi familia y quienes me rodean, me acompañan y me asisten.
Es imposible abstraerme de mi propia experiencia de vida, que de pronto me hizo sumergirme en este universo tan especial. Doloroso y triste para unos, sí, es innegable; pero también maravilloso y asombroso para otros. Encontré un nuevo lenguaje, el de terapeutas y pacientes, gente increíblemente admirable y prodigiosa, con quienes gratifica el alma compartir al menos un instante. Sabiamente, una de ellas me enseñó que Miguel de Unamuno había inmortalizado la frase: “Hablo de mí porque es la persona que tengo más a mano”, y me convenció de que debo poner el foco en mi propia vivencia y en lo que me dejó como enseñanza.

Descubriendo lo desconocido
A raíz de un ACV y sus secuelas tuve que jubilarme por invalidez, y obtuve el certificado de discapacidad. Llegué a perder el habla pero la recobré prontamente. Con mucha ayuda, pude volver a caminar y recuperé parcialmente ciertos movimientos del brazo y pierna derechos. No hace mucho, con mis limitaciones, volví a manejar. Algunas caídas no me impidieron levantarme y seguir. No dejo de dar gracias a Dios que no me afectó la parte cognitiva del cerebro ni la habilidad de comunicarme, que me permite relatar mis ocurrencias, para mantener activa la mente y no decaer.
Dicen que “a tozudo, nadie le gana al vasco”. No soy de darme por vencido fácil y voy a dar pelea para rehabilitarme. El incondicional apoyo de mi magnífica mujer y toda mi familia, y el ejemplo paterno me incentivan cada día. En lo físico, en lo mental o en lo espiritual, siempre hay algo que corregir y aprender. Para lo que no se pudo recuperar: temple y resignación. Pero teniendo siempre presente la enorme lección de vida: valorar como nunca lo que tengo porque me fue dado, sin espacio para lamentarme por lo que pude haber perdido.
La providencia me dio tanto más de lo que merecía que debo estar eternamente agradecido. Cuántas veces nos quejamos por cosas sin importancia, en lugar de apreciar y saborear la vida y los dones recibidos. Como el deleitarse con el despertar de cada nuevo día.
Entendí que hay una forma no despreciativa de dirigirse a quien necesita rehabilitación para que no se sienta herido en su sensibilidad.
No es igual hablar de “persona con discapacidad” (como los definió la ONU en la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, de 2006), que de “discapacitado”, de “personas con diversidad funcional”, “inválido”, o “minusválido”. Mucho más espantoso, el término arcaico de “deficiente”. No es pura semántica, se trata de la dignificación del ser humano, de su integración, de un enfoque no discriminatorio. ¿No es curioso que se llame “discapacitado” a un sujeto al que, si bien se le ha reconocido una “discapacidad”, pueda tener muchas otras habilidades? ¿No es mirar sólo el déficit y no las “capacidades”?
Aprendí también que a veces no hay que ser rencoroso y perdonar (si es necesario, “setenta veces siete”, enseña el misericordioso) a aquellos que con pretendida gracia sarcástica pusieron en duda la seriedad de mi enfermedad. Tal vez no son tan perspicaces como creyeron ser, o no pensaron en lo que mi familia pudo afligirse, sufrir o llorar, sobre todo, mis hijas menores.
Situación actual
Según el Indec hay en el país más de 3.570.000 personas con alguna discapacidad, y son quienes sufren mayor discriminación, según informa el Inadi. Máxime, cuando se suman factores de vulnerabilidad como la pobreza y la niñez. Algunas ni siquiera pueden gozar de los beneficios del certificado único de discapacidad (CUD), por desconocimiento, burocracia, distancias, o para no sufrir discriminación -por increíble que parezca-, lo que les dificulta acceder a derechos básicos como salud, educación y trabajo.
El Estado, en sus distintas áreas y competencias, lejos de asegurar su igualdad, desconoce una y otra vez los derechos humanos de estas personas, mientras se derrocha en gastos inverosímiles. Desde sus sillones, funcionarios públicos se desentienden y no ayudan a remover las barreras que les impiden una vida mejor.
¿Es más importante un paro o una asamblea en día y horario de trabajo, que atender a un niño pobre con discapacidad que se costeó el traslado con su madre desde quién sabe dónde? Son seres humanos que, con alguna restricción, pueden. Con sus ojos enternecedores y una sonrisa que brilla suelen irradiar una onda positiva que emociona hasta el alma. Ayúdenlos y déjenlos hacer, vivir en forma independiente, pensar, educarse, estudiar, desarrollar sus capacidades, trabajar, curarse y rehabilitarse, ganarse el sustento, ilusionarse y soñar, hacer deportes, superarse, jugar, reírse, formar una familia. Sería de una insensibilidad y una crueldad indignantes privarles de sus derechos legítimos.
El respeto integral de la facultad de acceder a un empleo público o privado posiblemente sea el impedimento más difícil que padecen. No son tratados como sujetos de derecho. Por eso, cabe destacar una iniciativa de mi terapista ocupacional, Celina Guantay Briones, y un equipo de profesionales, que logró que un grupo de estas personas -al concluir sus estudios- sea admitido como ordenanzas o porteros en escuelas provinciales. Pude apreciar sus conmovedores gestos de gratitud hacia sus mentores. Cuánto más podría hacerse por ellos si los funcionarios atendieran sus solicitudes y fueran proactivos para su mejor inclusión. No puedo concluir sin hacer un reconocimiento a los pacientes y terapeutas que tuve el privilegio de conocer. Los primeros, con sus propios problemas, comparten y se esfuerzan a diario con los demás, y se apuntalan y alientan recíprocamente. Imposible nombrarlos a cada uno, pero los recuerdo siempre y los llevo en mi corazón. Dejé para el final a los profesionales: mi enfermero (y amigo), fisioterapeutas, kinesiólogos, terapistas ocupacionales, fonoaudiólogos, psicólogos, y demás especialistas. Benefactores que me asistieron en mi casa, en la excelente Fundación Leven y en los consultorios, humanitaria, esforzada y abnegadamente. Con enorme esmero, perseverancia y aplicación, día tras día, con hambre, frío, lluvia o calor. Siempre inquietos por capacitarse y perfeccionarse. Con poco reconocimiento social e insuficiente retribución, dan siempre lo mejor de sí, con empatía y una sonrisa franca y espontánea, soportando los lamentos, las quejas o las indiscreciones de pacientes como yo. Sin excepción, son un ejemplo para toda la comunidad.

Adolfo Aráoz Figueroa

Historias de Vida | Orgullo

25 noviembre, 2014 Historias de Vida

Diputados distingue a un jóven que tras una parálisis cerebral se recibió de contador.

Es Luciano Palazesi, tiene 27 años, trabaja y sigue estudiando. Un ejemplo de lucha y superación. Fue distinguido como uno de los 10 jóvenes del país sobresaliente con discapacidad motriz.

Nota Diario ” La Capital (12/11/2014)
http://www.lacapital.com.ar/la-ciudad/Diputados-distingue-a-un-joven-que-tras-una-paralisis-cerebral-se-recibio-de-contador-20141112-0055.html

Nota “Galvez hoy más que nunca” (18/11/2014)
http://galvezhoy.com.ar/2014/11/18/distinguieron-en-la-legislatura-al-cpn-luciano-palazesi/

Nota Diario “Uno Santa Fe” (15/11/2014)
http://www.unosantafe.com.ar/santafe/Luciano-Palazesi-una-historia-de-superacion-20141115-0056.html

Historias de Vida | Las cosas por sí solos

28 julio, 2014 Historias de Vida

 

            Mi nombre es María Luján Lugones, soy de Santiago tengo 32 años y estudié Licenciatura en Psicopedagogía en la Universidad Católica de Santiago del Estero. 

            Sólo soy una joven más, cuyas aspiraciones de un futuro profesional me motivaron a seguir adelante.  Sin embargo, el desafío es un poco más grande que el de cualquier otro estudiante.  A poco de nacer me diagnosticaron parálisis cerebral, producto de un accidente en el parto de mi madre.  Esto afectó parte de mi motricidad y habla, pero en ningún momento mi energía transgresora.

            Al terminar la secundaria, decidí estudiar educación especial. Quería abocarme a la enseñanza de los niños con discapacidad y ayudarlos: un poco con didáctica y un poco con ejemplo, a cumplir con todo aquello que sueñan y se proponen.  Lamentablemente, mi condición no me permitió acceder a esta carrera; pues el trabajo exige de ciertos aspectos más que intelectuales.  Lejos de desanimarme y quedarme de brazos cruzados frente al futuro, redireccioné mis objetivos.  Como la carrera de psicopedagogía “era similar a la educación especial”, decidí seguir ese camino.

            “He terminado de cursar y de rendir todas las materias.  Ahora ya presenté mi tesis, por segunda vez, con el tema: “La función del psicopedagogo en la integración escolar de una alumna con parálisis cerebral”. 

            2010 fue un año de superación plena, en diciembre rendí mi última materia y en 2011 ya pude presentar mi tesis.  Tuve algunos problemas con una persona del tribunal que no quería que me reciba, porque según ella “no puedo administrar los test”.  Le recordé que la “Psicopedagogía es mucho más que saber administrar los test, es acompañar a la persona en sus aprendizajes, asesorar a docentes, directivos, padres, etc. Es un  campo muy amplio, en el que hoy en día hay mucha demanda.  Así que este año, si Dios quiere, me recibo”

            Como cualquier otro universitario, quise prepararme de la forma más completa.  Estoy haciendo una pasantía en el instituto psicoeducativo “Logros” donde formo parte de equipos interdisciplinarios.

            Quise hacer una experiencia laboral ya que en la universidad no tenemos oportunidad de realizar una practica laboral.  Si tuvimos en el ultimo año de la carrera una materia de practica pre-profesional pero era solamente “académica”.  Lo tome como un desafío personal y motivador para que quienes tengan una cierta discapacidad, cualquiera que fuese, puedan ver que nosotros también podemos aportar un conocimiento distinto e inclusivo hacia otras personas.

            Ahora estoy acompañando en el proceso de aprendizaje a un alumno universitario que tiene parálisis cerebral.  Cuando un alumno egresa del colegio e ingresa a la universidad se encuentra con otro mundo diferente como por ejemplo no saber como estudiar.  Ahí se encuentra la “Función de la psicopedagoga”, brindarle al sujeto de aprendizaje las estrategias, formas, métodos y técnicas para poder estudiar y aprobar en la universidad.  Siempre he tenido como objetivo ayudar a los demás con esta discapacidad o la que fuese.  Mi meta es recibirme y decirle a la gente que sí se puede.  Que sean conscientes, capaces de decir y hacer las cosas por sí solos”.

            “Soy independiente”.  Si bien preciso de un andador para caminar y una asistente para salir y hacer trámites, logré conquistar autonomía en muchísimas áreas.  Gran parte de eso, se lo debo a la educación que me brindó mi mamá.  “Me ha criado de buena manera“, dijo y admitió que no tuvo intentos de sobreprotección.  El mejor método de cuidado que pudo obsequiarle fue la “confianza” plena en sus capacidades.

            “A las personas con discapacidad les digo que sí se puede alcanzar un sueño, una meta; nada más hay que esperar la oportunidad”. 

            “A las personas que son ‘normales’. Si no nos dan la posibilidad de expresarnos a nosotros, no nos pueden conocer”

Historias de Vida | Psicopedagoga

27 septiembre, 2012 Historias de Vida

Mi nombre es Maria Constanza Orbaiz tengo 28 años y desde mi nacimiento convivo con una Parálisis Cerebral. Soy psicopedagoga, actualmente estoy trabajando en un colegio. Además de un proyecto llamado “Desde Adentro” el que consiste en armar encuentros de personas vinculadas a la discapacidad (padres, docentes, terapeuta) en los cuales se tratan temas afines, desde la perspectiva de alguien que vive con una discapacidad. La Fundación Obligado mostró un gran interés en este proyecto, invitándome a las II Jornada de Sensibilización y Articulación Interdisciplinaria “Los derechos de las personas con discapacidad-Desarrollo Inclusivo”  que se llevó a cabo en Junio de 2012 coorganizadas por la Fundación Obligado y la Universidad Católica de Salta –UCASAL-, lo que fue una experiencia muy enriquecedora a nivel personal y además un gran impulso para este proyecto. Es por ello que a través de estas líneas quería expresar mi sincero agradecimiento por haberme convocado, haciéndose cargo de mi viaje, expresando así un compromiso para construir una sociedad inclusiva.

Historias de Vida | Ciclista

Rodrigo López ganó la primer presea para la delegación argentina en los XIV Juegos Paralímpicos Londres 2012

El ciclista Rodrigo López ganó la medalla de bronce en la persecución ind.C1 de los Juegos Paralímpicos al vencer al alemán Michael Teuber con un tiempo de 4m04s559.

Rodrigo nació en Colón, provincia de Entre Ríos hace 33 años. Un virus que lo afectó a los 5 años le produjo déficits en sus funciones auditivas, del habla, en la motricidad en sus manos, falta de equilibrio. Con acceso a la atención médica, con una familia contenedora y comprometida con la calidad de vida de Rodrigo y el apoyo de su comunidad, de la Federación Argentina de Ciclismo de Pista y Ruta –FACPyR-, Enard y la Secretaría de Deporte Rodrigo participa en competencias de alto rendimiento en ciclismo adaptado

En los JUEGOS PARALIMPICOS LONDRES 2012 uno de los eventos más importantes en el calendario deportivo internacional en el que participan más de 4000 atletas de todo el mundo,  Rodrigo López ganó MEDALLA DE BRONCE en persecución Ind. C1  con un tiempo de 4m04s559. La medalla de oro fue para el británico Mark Lee Colbounre -3m53s.881/1000-  y la medalla de plata para el chino Zhang Yu Li -4m00s.881/1000-.

Rodrigo también consiguió dos DIPLOMAS por el sexto puesto contra reloj individual C, con un tiempo de 27:42.7 y el séptimo puesto en la prueba de kilómetro en la prueba de kilómetro (1.10.689).

Otros de sus logros:

Mundial UCI de Pista de Ciclismo Adaptado 2012, Los Ángeles. Rodrigo retuvo su TÍTULO MUNDIAL en el Kilómetro C1 -Categoría de Ciclismo Adaptado- al completar la distancia en 1m19s10/100.  Batió al inglés Mark Colbourne y reconfirmó su condición de Campeón Mundial de la especialidad. “Estoy agradecido por el apoyo que me dan siempre, me ayuda y me da fuerza para correr. Hoy pensaba sólo en ganar y llevarles la medalla a Argentina.”

Campeón Mundial en Italia, 2011. Rodrigo obtuvo MEDALLA DE ORO en el kilómetro partida detenida en el Mundial de Montichiari, Italia, con record del mundo incluido y medalla de bronce en persecución.

Juegos Parapanamericanos  Guadalajara 2011 Ganó MEDALLA DE ORO   batiendo su propio Record Mundial en el Kilómetro y se quedó con el Olimpia de Plata al mejor atleta paralímpico. Se subió a lo más alto del podio con un tiempo de 1:19.102 escoltado por el británico Colboume con 1:19.380 y en tercer lugar Li Zhangyu de China con 1:20.597

Juegos Paralímpicos Beijing 2008 Ganó  tres DIPLOMAS OLÍMPICOS -pista, ruta y contrarreloj-

República Checa en 2003 y en Suiza 2006-. Suma dos MEDALLAS MUNDIALES DE BRONCE en pruebas de pista

Panamericano de ciclismo Mar del Plata 2003  atesora dos MEDALLAS DE ORO 

Panamericano de ciclismo Colombia 2007  acopia dos MEDALLAS DE PLATA  

Juegos Paralímpicos Atenas 2004. Obtuvo la primer MEDALLA DE BRONCE en las  pruebas de ruta

El ciclismo adaptado se rige por la reglamentación de la UNION CICLISMO INTERNACIONAL –UCI-. A partir del año 2008 en la Argentina y por decisión de UCI el ciclismo adaptado se desvincula de la Federación Argentina de Parálisis Cerebral –FADEPAC-. Queda incluido en la Federación Argentina de Ciclismo de Pista y Ruta -Subcomisión de ciclismo adaptado-. 

Historias de Vida | Saldo Positivo

Luciano Palazesi nominado en este acto Ciudadano Ilustre del Consejo Municipal de Rosario distinción otorgada por su valiosa trayectoria académica, superando todos los obstáculos para lograr su participación en la educación superior y lograr el título de Contador Público Nacional.

Luego de varios años de intenso trabajo apoyado por su familia  y del cumplimiento de sus primeros logros de formación educativa, transita por un  proceso sumamente enriquecedor que lo proyecta hacia un futuro en el que desarrolle una destacada carrera profesional y social

Es un orgullo para todos aquéllos que estamos comprometidos en lograr un mundo inclusivo en el que todos podamos lograr una vida de salud y dignidad.

Historias de Vida | Artista Plástica

M. J. de 23 años, nació en la provincia de Salta. Inició su rehabilitación en Hirpace continuando actualmente en SER. Es una joven autodidacta, que con tesón y valentía concreta sus vivencias desde el dibujo y la pintura, dotados de expresividad y colorido, con gran sentido de perspectiva, logrando con ello mostrar su mundo interior.

Su constancia y vitalidad, le facilitaron el logro de incrementar su autonomía. Pintó y dibujó desde pequeña, primero con garabatos y trazos entrecortados hasta que con gran tenacidad le ganó a la espasticidad de sus músculos.

En mérito a su gran calidad artística, ha participado de varias exposiciones colectivas. Su primera exposición individual la realizó en el año 2008 en la ciudad de Salta, luego expuso en diferentes localidades de la provincia: San José de Metán, Rosario de la Frontera, Coronel Moldes, Cachi, Cafayate, entre otras.

Con estos reconocimientos, que traen renovados aires, unido a la cordial y asidua comunicación que la Fundación Cnel. Plácido Obligado y Dolores Obligado de Obligado mantiene con las instituciones beneficiarias: ANDAR, San Pedro, provincia de Buenos Aires; HIRPACE y SER provincia de Salta; APPACE provincia de Jujuy, ADIO, provincia de Córdoba y la ESCUELA DE EDUCACION ESPECIAL Nº 2106 de Calchaquí, provincia de Santa Fe se cumple con el objetivo fundacional.

Historias de Vida | Jugador de bochas

F. nació hace 44 años en San Pedro, provincia de Buenos Aires.

Hasta los cinco años de edad realiza su  rehabilitación  en ANDAR, San Pedro, provincia de Buenos Aires,  institución beneficiaria de la Fundación Obligado. La familia se traslada a Mar del Plata continuando con su rehabilitación en CERENIL hasta cumplir 22 años de edad. Allí conoce a un profesor de deportes quien le despierta la inquietud de jugar  a las bochas participando en los torneos organizados por CIDELI – Círculo Deportivo de Lisiados- y por la Federación Argentina de Bochas. Representa  a la Argentina en torneos y competencias nacionales e internacionales -Inglaterra, EEUU, Australia, Brasil, España, Canadá y Portugal.

Historias de Vida | Jaque al Rey

P. Cursó estudios primarios y secundarios en la provincia de Salta, recibiéndose de Bachiller  en el Colegio Salesiano Ángel Zerdá con el tercer mejor promedio de su promoción. Realizó la rehabilitación en HIRPACE, Salta, institución beneficiaria de la Fundación Obligado.

Paralelamente, durante su escolaridad se inició en el mundo del ajedrez participando en múltiples campeonatos. Al finalizar sus estudios secundarios le ofrecieron en la misma institución enseñar ajedrez para los alumnos de años superiores, actividad que le produjo importantes satisfacciones, especialmente por  el afecto que recibió de sus alumnos.

En el año 2007, la familia de P. se traslada a Puerto Madryn, provincia de Chubut. Recibe el título de Maestro Nacional de Ajedrez. Tiene participación continua en   torneos y competencias locales, interprovinciales y nacionales obteniendo importantes logros.

La Fundación Obligado se hace eco de las palabras de P. ” … soy un joven alegre que siente que puede hacer cosas que jamás sus padres hubieran supuesto”